Copycat crimes: Criminales de cortapega

Siempre que los medios de comunicación informan sobre un crimen impactante, parecen sucederse varios sucesos iguales, como si de pronto se abriese la puerta a los criminales de esa clase y se les dejase campar a sus anchas por nuestra sociedad.

Es el momento, se da el pistoletazo de salida y proliferan los crímenes.

Un asesinato. La siguiente semana, cuatro más.

Un atropello. En los días que le siguen, varios atropellos diarios.

Se oyen comentarios en la calle tipo "no sé qué está pasando últimamente".

Pero no, señores, no pasa nada inusual, os lo aseguro.

Como siempre, con las noticias que aparecen en los medios de comunicación debemos ser críticos y, sobre todo, entender que un aumento de información no significa un aumento del crimen en ese sentido. Únicamente significa que se ha puesto el foco en ese ámbito. Un asesinato a sangre fría suele subir la audiencia, y los medios de comunicación lo aprovechan.

¡Qué frivolidad! Pues sí, bienvenidos al negocio de la prensa.


Independientemente de ello, sí es verdad que desde los comienzos de la criminología se estudia la posibilidad de que ciertos crímenes sean copiados, es decir, que resulten una "buena idea" para algunos sujetos que están deseando convertirse en criminales.

La propia criminología ha dado crédito a los llamados copycat crimes o crímenes de imitación, aunque nunca lo haya hecho a través de los medios de comunicación, precisamente porque cualquier suceso que se repita - incluso por mera casualidad - sería considerado una imitación y podría cundir el pánico. El concepto comenzó a estudiarse ya en 1897 de la mano de una incipiente criminología, aunque no se le puso nombre hasta 1961.

Por lo tanto, los copycat crime existen, sí, pero no es lo común, sino una excepción que, de hecho, tiene pocos estudios a su alrededor. Esto significa que sabemos que el fenómeno es real, pero no hay una base teórica que nos diga qué crímenes son más "copiables" y cuáles menos, ni qué es lo que lleva a alguien a copiar modus operandi e incluso firmas de crímenes.

Lo que sí nos dice el copycat crimees que la mayoría de crímenes que se imitan lo hacen por las informaciones aparecidas en los medios de comunicación, por el hecho de que el criminal encuentra en las noticias sobre sucesos el modelo que buscaba para cometer su delito. Por tanto, en un crimen de imitación tenemos varias partes:

  • Un crimen generadoro inicial, una representación de un delito cometido que se encuentra en la narración de una noticia,
  • Un contenido criminógeno, que se correspondería con los detalles de la propia narración,
  • Un delincuenteimitador, es decir, un sujeto que se deja influenciar por la historia criminal. La mayoría de ellos son personas con antecedentes penales, con problemas de salud mental, o relacionados con historias violentas anteriores.
  • Un crimen imitador, es decir, que se ha producido como "copia" de lo anterior.

Uno de los asesinos en serie más imitados ha sido Jack el Destripador.Durante la propia investigación de los asesinatos de Whitechapel en Londres surgieron muertes provocadas de la misma forma, que terminaron por desvincularse del asesino "original". Pero años después, la estela de aquel misterioso asesino ha continuado. En 2008, de hecho, un hombre de 48 años fue declarado culpable de matar a dos mujeres jóvenes siguiendo los relatos que se habían hecho de las muertes a manos de Jack el Destripador.


Sin embargo, quizá el ejemplo más clarificador de la proliferación de sucesos y la sensación, en la sociedad, de que se están repitiendo patrones delictivos, es el de la violencia de género. Una tesis doctoral hace un par de años concluía que la probabilidad de que se cometa un feminicidio es 24 veces mayor si en los 10 días previos ha aparecido una noticia similaren los medios. No obstante, es la intención de concienciarsobre la violencia de género la que ha hecho proliferar las noticias sobre este tema. Con ello, además, se ha conseguido que más mujeres denuncien malos tratos y se ha puesto la vista sobre este problema, que durante mucho tiempo ha estado silenciado.

Por otro lado, de un tiempo a esta parte se está hablando del tema del suicidio. ¿Por qué los medios de comunicación callan estas noticias? ¿Por qué parece un tema tabú? La explicación es sencilla, al contrario que con la violencia de género, se consideró que las noticias excesivas sobre este tema estaban alentando a algunos sujetos a seguir ese camino y buscar su propia muerte. Por ello, de forma no escrita, los medios de comunicación acordaron no hablar del suicidio.

Entonces ¿dónde está el límite? ¿Hasta qué punto hay que hablar del tema? ¿Cuándo deja de ser concienciación para convertirse en un factor de riesgo criminal? Lo que parece obvio es que, para que un crimen sea imitado, hace falta que su imitador esté predispuesto a hacerlo. No obstante, aún falta mucho por recorrer para dar respuesta a todas estas preguntas.

Quizá una de las formas de evitar que las noticias se conviertan en factores de riesgo criminal sea el uso de un lenguaje no sensacionalistaalgo que, lamentablemente, parece difícil de lograr en los medios de comunicación actualmente. Algunos autores, incluso, han propuesto que se evite dar detalles sobre los métodosutilizados por los criminales y se ponga el énfasis en los efectos en las víctimasde los delitos o en las formas de protección, es decir, en consejos de seguridad para la población, en lugar de poner la vista en el delincuente.


En este sentido, como se ha comentado, no existe una base teórica o una teoría concreta respecto a los crímenes de imitación, pero sí que se han realizado algunas aproximaciones a esta conducta, tratando de explicarla. Así, partimos de que la imitaciónforma parte de nosotros mismos. Desde niños, muchas cosas las aprendemos por imitación y esa conducta se queda en nosotros de forma inconsciente. Pero ¡Cuidado! El límite en este sentido es complejo, porque la atención excesiva de los medios de comunicación a un tipo particular de delito puede ser considerado un factor de riesgo para el comportamiento criminal,pero desde luego, no hay que pensar que por el hecho de contar un suceso en los medios de comunicación se va a producir una imitación del mismo. Somos muchos los que vemos la televisión y no se nos pasa ni siquiera por la cabeza matar a alguien por el hecho de que hayamos visto el relato de un homicidio. No tendría sentido.

Existe una perspectiva diferente a este fenómeno, centrada más en el "contagio social", es decir, en cómo esa imitación se produce, no a un individuo, sino a un colectivo. Sería un fenómeno más complejo vinculado con delitos cometidos por grupos, bandas, o asociaciones criminales, o llevados a cabo por individuos que viven en unos contextos muy concretos, con altas tasas de delincuencia y predispuestos a la comisión de delitos. Podríamos considerar aquí la teoría del aprendizaje social, es decir, aquella teoría que se centra en cómo las personas aprenden nuevos comportamientos en función de su entorno social.

Pese a ello, es difícil buscar una explicación teórica por la dificultad de contabilizar este tipo de delitos. ¿Cuáles son por imitación y cuáles simpe casualidad? ¿Cuáles han imitado realmente lo que han visto en una noticia y cuáles han visto a posteriori como la propia prensa buscaba similitudes del hecho con delincuentes anteriores o con relatos de ficción, videojuegos, películas, etcétera? ¿Realmente un repunte en la criminalidad puede deberse a ciencia cierta a un aumento de noticias sobre la misma? Son preguntas de difícil respuesta. Por ahora. De hecho, aunque muchos autores sí defienden que los medios de comunicación pueden ser una fuente importante para los sujetos predispuestos a delinquir, se ha demostrado ampliamente que la influencia no la ejercen única y exclusivamente las noticias.Los seres humanos somos complejos. Nuestra cognición y pensamiento es complejo. Aquello que nos influye no puede ser más que un compendio de elementos: nuestro entorno, amigos, medios de comunicación, familia, relaciones, trabajo, experiencias, nuestras propias conclusiones sobre lo que nos rodea. No existe un único por qué. Ni tampoco tiene por qué ser un crimen real. De hecho, a lo largo del tiempo también se ha vinculado la imitación de los delitos a la música, el cine, los videojuegos e incluso la literatura. Es decir, un factor importante para que un delito sea imitado es la publicidadque se da de él y, por supuesto, la publicidad que el delincuente cree que le va a dar el hecho de imitar algo así.

Un caso llamativo de la influencia de las películas, por ejemplo, en los delitos por imitación es el del llamado "método Rififí". Su nombre se debe a una película francesa de 1955 que cuenta la historia de un delincuente que acaba de salir de la cárcel e idea un golpe a una joyería de París, a la que trata de asaltar practicando un butrón en el techo. Siguiendo ese modelo, hace unos años la policía detuvo en Sevilla a dos ladrones por robar de noche en un supermercado después de haber hecho un butrón en el techo.

No es, ni mucho menos, el único caso, pero la realidad es que, a día de hoy, nos falta mucho que saber sobre cómo y por qué se copian los crímenes. Qué lleva a un sujeto a querer copiar un modus operandi y, sobre todo, qué podemos hacer los periodistas para evitarlo, sin dejar, por supuesto, de informar.


Publicado por:

Amelia Pomares
Amelia Pomares


Bibliografía:

  • Coleman, L, (2004), The Copycat effect: how the media and popular culture trigger the mayhem in tomorrow's, NY, Paraview Pocket.
  • Ferrara, J- (2016). May 11, 2016. The Psychology of Copycat Crime. JSTOR Daily, consultado el 14 de octubre de 2018 de https://daily.jstor.org/psychology-copycat-crime/
  • Surette, R. (2017, 26 de septiembre). Copycat Crime. Oxford Research Encyclopedia of Criminology. Ed. Consultado el 14 de octubre de 2018, de https://criminology.oxfordre.com/view/10.1093/acrefore/9780190264079.001.0001/acrefore-9780190264079-e-33.
  • El 'efecto imitación' y su influencia en los asesinatos de mujeres (28/03/2016) : https://www.lavanguardia.com/vida/20160325/40673727640/efecto-imitacion-asesinatos-mujeres.html
  • La Policía detiene a dos ladrones por robar de noche en un supermercado mediante el método del Rififí (13/02/2014): https://www.diariodesevilla.es/sevilla/Policia-ladrones-supermercado-mediante-Rififi_0_779922439.html
  • Ripper copycat is found guilty of murder (06/10/2008) https://www.theguardian.com/uk/2008/oct/06/ukcrime