Infeliz San Valentín

Mientras unos corazones laten con más fuerza cada 14 de febrero para celebrar el Día de San Valentín otros, simplemente, se paran.
Mientras unos corazones laten con más fuerza cada 14 de febrero para celebrar el Día de San Valentín otros, simplemente, se paran.

Si es una tragedia que alguien pierda la vida, que lo haga en un día tan señalado, además, parece una mala broma del destino. Y que lo haga a manos de un asesino, ya nos parece inimaginable. La realidad es que cuando cogemos las palomitas y nos sentamos frente a "Un San Valentín Sangriento" y otras tantas películas por el estilo, no pensamos que historias así pueden ocurrir en la vida real. O quizá, simplemente, no queremos imaginarlo. Pero lo cierto es que hay varios episodios criminales imborrables y reales que han ocurrido en ese "romántico" día: masacres, asesinatos, y hasta la propia historia que dio lugar al Día de los enamorados.

Las "Matanzas de San Valentín"

Dos veces en la historia de la que tenemos constancia se le ha colocado el apellido de este día a una serie de muertes hechas con conciencia y voluntad.

La primera "Masacre de San Valentín" ocurrió en 1349, cuando unos 2.000 judíos fueron quemados vivos en Estrasburgo por los propios ciudadanos, a los que se les acusaba de haber traído la Peste Negra. Unos decían que como castigo de Dios, y otros los acusaban directamente de haber envenenado las fuentes. Corría el siglo XIV y la violencia estaba a la orden del día, pero aun así, el número de personas que perdió la vida en aquel acto "popular" es para cortar la respiración.

La siguiente "Matanza de San Valentín", mucho más conocida por su cercanía en el tiempo, ocurrió en 1929 en Chicago. El famoso gánster Al Capone, se propuso acabar con una banda rival de un plumazo, para hacerse con el control de todo el negocio del contrabando de alcohol en plena ley seca, y eligió esa destacada cita para enviar a sus hombres a acribillar a los cinco jefes y a todos los miembros de aquella banda. Desde un coche, dispararon 100 veces contra los primeros. Los demás, fueron asesinados a sangre fría al cogerlos desprevenidos cuando se reunían en un garaje. Ninguno pudo volver a celebrar San Valentín. Lo "curioso" es que, para más inri, y a pesar de que todos sabían qué había ocurrido allí, nadie fue procesado por aquel baño de sangre a falta de pruebas.

"Nuestro" San Valentín

Un etarra de los más buscados mata en Madrid al ex presidente del Tribunal Constitucional
Un etarra de los más buscados mata en Madrid al ex presidente del Tribunal Constitucional

En España también tenemos nuestras propias historias criminales del Día de los Enamorados.

Sin ir más lejos, un 14 de febrero, hace apenas 22 años, el historiador, escritor y jurista Francisco Tomás y Valiente fue asesinado por la banda terrorista ETA cuando se encontraba en su despacho de la Universidad Autónoma de Madrid.

También el Día de San Valentín fue el inicio del "Caso Logrosán", un crimen que ocurrió en 2011 en Cáceres. Un empresario de 51 años murió de un balazo mientras dormía en su casa. Se barajó desde un crimen por encargo hasta un suicidio. Su mujer y su hijo, los únicos ocupantes de la casa en aquel momento, fueron acusados del crimen. Los únicos datos comprobables en la investigación apuntaban a que el dueño de la escopeta que apareció en el domicilio era el novio de la hija del empresario, pero al parecer el hermano de ésta se la había pedido la tarde anterior para ir a cazar.

Con ello, y por las múltiples contradicciones que se sucedieron en sus relatos, la Guardia Civil determinó que madre e hijo habían planeado el crimen. Ella pasó tres años en prisión acusada de matar a su marido la noche de San Valentín hasta que consiguió salir de la cárcel por falta de pruebas concluyentes contra ella. Su hijo, sin embargo, no escapó a la sentencia.

El Caso Pistorius

Pistorius y su pareja
Pistorius y su pareja

Incluso más presente, por el bombo mediático que supuso, tenemos el caso de Oscar Pistorius, conocido atleta paralímpico surafricano que acabó con la vida de su propia novia el día de San Valentín.

Cuatro balas atravesaron el cuerpo de la chica, según él, por error. Su versión sostenía que había pensado que era un ladrón y le había disparado a través de la puerta del baño. Pero la justicia no le creyó. Menos aún cuando encontraron un bate ensangrentado con el que supuestamente había golpeado a la chica antes de disparar. Su particular regalo del Día de los Enamorados hizo que hace escasos tres meses, en concreto en noviembre de 2017, el atleta fue condenado a trece años y cinco meses de prisión por ese crimen.

La trágica historia que inició el Día de San Valentín

Precisamente porque un día así debería ser todo lo contrario a un funeral, los crímenes de nuestra historia moderna nos ponen los pelos de punta, pero si miramos hacia atrás, la historia detrás de este señalado día tampoco es, precisamente, un campo de rosas.

Nos remontamos hasta Roma, donde en su inicio ese día se celebraba una fiesta dedicada a la fertilidad llamada Lupercalia. Entre otras cosas, en esta celebración las mujeres eran golpeadas con látigos hechos de piel de cabras y perros, mojados en la misma sangre de estos animales, ya que creían que este ritual les otorgaba fertilidad. Por suerte, aunque siglos más tarde, en el año 496 d.C., un papa - Gelasio I - prohibió esta celebración y señaló el 14 de febrero como día de San Valentín.

La forma de celebrar ese día, por supuesto, ha cambiado muchísimo a lo largo de los años, pero lo que nos interesa ahora es su inicio. ¿Quién era este santo y qué tiene que ver con los enamorados? Pues San Valentín no es, ni más ni menos, que la primera tragedia relacionada con este "romántico" día.

Aquel hombre, por entonces sacerdote en Roma, al parecer, se dedicó a casar a parejas en secreto por la Iglesia, después de que el emperador romano Claudio II lo prohibiera porque pensaba que sus soldados serían mejores defensores del imperio si permanecían solteros.

Por saltarse aquella ley a la torera y querer celebrar el amor de varias parejas, el sacerdote fue martirizado hasta la muerte un 14 de febrero del año 270 d.C.

Y así, con una ejecución, comenzó la celebración del Día de los Enamorados. Después, como se ha visto, otras muchas víctimas no han podido más que tener un Infeliz Día de San Valentín. 


  • Publicado por:
Amelia Pomares
Amelia Pomares