La inmigración no es delito

Tras el compromiso del actual presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de acoger los 630 refugiados que navegaban a la deriva en el barco "Aquarius", se alzaron bastantes voces reticentes a esta medida con una serie de teorías como "el efecto llamada", "vienen a quitarnos el trabajo" o la más alarmista "vienen a delinquir", que es en la que me voy a centrar.

Tal como expone Elisa Garcia España, profesora de Derecho Penal y Criminología de la Universidad de Málaga, son fenómenos que no tienen relación a pesar de que haya una gran creencia entre la población- del 50% según el artículo- pero que diferentes estudios a lo largo de un siglo han dado por hecho que no hay relación directa, es más, según el estudio de Ousey & Kubrin (2018) hecho en EE. UU., concluyen que no hay relación directa entra inmigración y delito. Explican que la única relación que cabe es la desorganización social y el delito. Acorde a las teorías que hablan de los efectos de la desorganización social, estas explican que la llegada de una masa migratoria a una zona puede provocar un movimiento de residentes que hace debilitar los vínculos sociales, lo cual influye en el control social informal, la capacidad de tejer lazos para regular la convivencia, y el control social formal ha de entrar en juego para que se cumpla.

Sin embargo, también recogen en este estudio teorías como las de Sampson, en las que hablan que la inmigración produce una mejora de vida en ciertas zonas, pues con la migración hay áreas de las ciudades que se han revitalizado, ayudando a que haya una ratio menor de delincuencia por el hecho de crear fuertes lazos familiares y asociaciones comunitarias, además de negocios propios de los migrantes.

¿Y en España qué? Pues en España las cifras oficiales dicen, según el anuario del Ministerio del Interior de 2016, que han bajado un 4,1% el número de reclusos extranjeros en las cárceles españolas, habiendo un total de 17130, lo que supone el 23,4% del total de personas cumpliendo pena privativa de libertad en nuestro país. Así, es extrapolable lo que el estudio anterior presentaba, no hay relación directa. El mayor problema es la rumorología que se ejerce desde medios de comunicación y posiciones políticas tras ciertos casos puntuales que no definen a un colectivo. No hay nada más que acordarse como el Imán de Rubí lloró la perdida del pequeño Xavi junto con sus padres con los atentados de La Rambla.

Por ello es necesario combatir esta rumorología, pues lleva a la creación de prejuicios que se pueden establecer en el ideario social de una comunidad y a basarse en estereotipos cuando interactúen con el grupo inmigrante, lo que hará más difícil la convivencia al no llevar a la construcción de lazos y tejido social tan necesario para vivir de manera conjunta. Teorías criminológicas como el Labelling Approach así lo explican, y la consecuencia es la creación de una discriminación hacia un sector de la población, pues tal como dice Giddens (2001:351-352)"El índice de penas que implican internamiento es mayor cuando el acusado no es blanco" (...) "A través de la creación que hacen los políticos y los medios de comunicación de <<pánicos morales >> relacionados con la delincuencia, la opinión pública ha establecido un vínculo entre raza y delincuencia". Y cuando este globo se insufla de suficiente aire, da lugar a esto:

Cárcel con inmigrantes en Texas, 20/6/2018.
Cárcel con inmigrantes en Texas, 20/6/2018.
Niñ@s en cárceles para inmigrantes en USA.
Niñ@s en cárceles para inmigrantes en USA.

En suma, no hay correlación directa probada entre delito e inmigración, pues supone como mucho un cuarto del total del delito en España, y lo más importante es acabar con las falsas creencias en cuanto a este tema, y en mi opinión es promulgar y aplicar el lo que debería ser nuestra guía de convivencia suprema, tanto como ciudadanos y como gobernantes, hablo de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que dice así:

Artículo 1 Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros. 

Artículo 3 Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona. 

Artículo 6 Todo ser humano tiene derecho, en todas partes, al reconocimiento de su personalidad jurídica.

Artículo 7 Todos son iguales ante la ley y tienen, sin distinción, derecho a igual protección de la ley. Todos tienen derecho a igual protección contra toda discriminación que infrinja esta Declaración y contra toda provocación a tal discriminación.  

Artículo 9 Nadie podrá ser arbitrariamente detenido, preso ni desterrado. 

Artículo 13 1. Toda persona tiene derecho a circular libremente y a elegir su residencia en el territorio de un Estado. 2. Toda persona tiene derecho a salir de cualquier país, incluso el propio, y a regresar a su país. 

Artículo 14 1. En caso de persecución, toda persona tiene derecho a buscar asilo, y a disfrutar de él, en cualquier país.

Publicado por:

Javier Andrés Caballero
Javier Andrés Caballero

Bibliografía: