Violencia psicológica

  • VIOLENCIA PSICOLÓGICA

Cuando hablamos de violencia generalmente, y casi de manera automática, pensamos en golpes, pero existen otras maneras de agredir.

La violencia de género es un fenómeno que crece constantemente, y como tal afecta a toda la sociedad.

A la hora de tomar medidas en contra de la violencia de género, se recurre a aquellas tendientes al tratamiento de la violencia física, porque se cree que esta es la que mayor daño produce, pasando por alto que la violencia psicológica provoca graves daños y que, en la mayoría de los casos, es la antesala de las agresiones físicas.

En Argentina, la Ley 26.485 de protección integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres en los ámbitos en que desarrollan sus relaciones interpersonales[1], define en su artículo 4: "Se entiende por violencia contra las mujeres toda conducta, acción u omisión, que de manera directa o indirecta, tanto en el ámbito público como en el privado, basada en una relación desigual de poder, afecte su vida, libertad, dignidad, integridad física, psicológica, económica o patrimonial, como así también su seguridad personal, quedan comprendidas las perpetradas desde el Estado o por sus agentes. Se considera violencia indirecta a los efectos de la presente ley, toda conducta, acción, omisión, disposición, criterio o práctica discriminatoria que ponga a la mujer en desventaja con respecto al varón."

La ley 26.485 conceptualiza distintos tipos de violencia[2], categorizando entre ellas a la que es objeto del presente artículo:

  • LA VIOLENCIA PSICOLÓGICA:

Generalmente comienza con escenas y cuestionamientos al ver a la mujer cerca de otras personas, por ejemplo las amigas, con expresiones típica como "esas vienen a llenarte la cabeza- son unas cualquiera, no me gusta que te juntes con esas", o con la familia "tu mamá se mete mucho en nuestras vidas", y así, de a poco van aislándola de todo y todos, lo que facilita al agresor ejercer mayor control sobre su víctima. También se va degradando la imagen que tiene de sí misma, con expresiones tales como "quién te va a querer si eres horrible", haciendo que se sienta poca cosa y convenciéndola de que si sale de su actual relación no podrá rehacer su vida con nadie más.

En mi experiencia como abogada, constantemente recibo consultas sobre casos de violencia, en su totalidad está presente el elemento psicológico y la manipulación de la víctima. Lo peor es que en muchos casos me he enfrentado a comentarios desafortunados de los operadores de justicia al radicar una denuncia, cuando preguntan si contamos con certificados médicos que den cuenta de la agresión o se pide la exhibición de marcas en el cuerpo para considerar una denuncia por violencia de género, y en esos casos me veo "educando" sobre los tipos de violencia que existen y que son contemplados por la ley.

  • VIOLENCIA DOMÉSTICA:

Éste fenómeno produce un gran impacto en las vidas de las mujeres que lo padecen, marcándolas profundamente, sobre todo a nivel autoestima, lo que afecta notablemente su desarrollo en todas las esferas de su cotidianidad, manteniéndolas inmersas en el miedo, la inseguridad, las dudas y, en el peor de los casos, se las conduce a autolesionarse y hasta a sentir deseos de quitarse la vida o de no seguir viviendo debido a la gran depresión en la que caen.

Las mujeres víctimas de violencia psicológica suelen ser mayores y vivir una relación de pareja, sin embargo, no existe un parámetro para determinar qué tipo de mujeres sufren éste abuso, ya que también las niñas lo padecen por parte de sus padres, y puede trasladarse a otros ámbitos como el laboral, además de presentarse tanto en clases bajas o más humildes como en altas, pudiendo combinarse con el tipo Violencia Económica o Patrimonial.

En los casos del tipo violencia psicológica en la modalidad doméstica, es necesario saber poner límites ante las primeras muestras de faltas de respeto, insultos, escenas de celos infundadas, control excesivo y otras manifestaciones que generen temor, especialmente cuando hay niños de por medio, ya que ellos perciben todo y son afectados de igual manera que su madre o peor. Además es fundamental prevenir para no pasar al siguiente tipo que es la violencia física, con desenlaces fatales en muchos casos.

EL PRIMER PASO ES INFORMARNOS, LUEGO IDENTIFICARNOS CON EL PROBLEMA Y POR ÚLTIMO, ACEPTAR QUE DEBEMOS PEDIR AYUDA PARA SALIR DEL MISMO. NO ESTAMOS OBLIGADAS A SOPORTAR NADA QUE NOS HAGA DAÑO.


* Publicado por:

Milagros Nuñez
Milagros Nuñez


* Referencias:

[1] Servicios.infoleg.gob.ar/infolegInternet/anexos.-

[2] www.argentina.gob.ar/derechoshumanos/protección/genero/tipos-de-violencia.-